CANDIDATOS "SORPRESA" A LOS CY YOUNG 2021

24 marzo de 2021 (Andrew Simon, Sarah Langs, David Adler, Thomas Harrigan y Paul Casella, MLB.com).-Gran parte de lo que pasó en la temporada 2020 era impredecible y eso también incluyó a los ganadores del Premio Cy Young. Aunque Shane Bieber y Trevor Bauer ya eran considerados dos lanzadores establecidos y bien conceptuados, ninguno era considerado favorito para ganar el galardón de su liga la campaña pasada.

¿Y luego, qué pasó? Bieber se acercó e impuso varios récords de ponches, empezando con una exhibición de 14 abanicados en el Día Inaugural, empatado por la segunda mayor cifra en la historia en el primer juego de un club.

Su excompañero Bauer también tuvo una temporada histórica, con efectividad de 1.73 y una salida de 12 ponches con tres días de descanso para mantener a su equipo en la lucha por la postemporada a finales de septiembre.

Con eso en mente, MLB.com les pidió a cinco reporteros que eligieran a sus candidatos “sorpresa” para ganar el Premio Cy Yong en el 2021, con cada uno eligiendo a un lanzador por liga. El concepto de “sorpresa”, claro, siempre es subjetivo. En este caso, cualquier serpentinero que haya recibido un voto para el Cy Young en el 2019 o el 2020 está excluido, así como cualquier lanzador que haya ido al menos una vez al Juego de Estrellas.

Entonces, sin más preámbulos, éstos son los seleccionados:

LIGA AMERICANA

Triston McKenzie -- LD, Indios

Número clave: 33.1% de tasa de ponches en 2020

McKenzie no perdió tiempo para mostrar su potencial, sumando 10 ponches en seis innings cuando debutó el 22 de agosto. La clave aquí será si el derecho de 23 años es capaz de mantenerse saludable… y si Cleveland le da suficiente trabajo. Antes de estrenarse en las Grandes Ligas, McKenzie no había abierto un juego desde el 2018 debido a lesiones de espalda y antebrazo. Tiró sólo 33.1 actos en el 2020 y en sus últimos tres juegos fue relevista, incluyendo una presentación en la postemporada. Los Indios seguramente van a monitorear su carga de trabajo en el 2021, pero las posibilidades de lo que podría hacer en una campaña completa ciertamente son intrigantes.

Después de todo, McKenzie dejó una tasa de ponches de 33.1% el año pasado, una cifra impresionante para tratarse de un novato. El año pasado, los únicos abridores calificados con una mejor tasa de ponches fueron Shane Bieber (41.1), Jacob deGrom (38.8), Trevor Bauer (36.0), el dominicano Dinelson Lamet (34.8), Lucas Giolito (33.7) y Aaron Nola (33.2). Bieber y Bauer ganaron el Cy Young de sus respectivas ligas, mientras que los otros cuatro recibieron apoyo en la votación. McKenzie obviamente tiene el potencial, y qué mejor organización para ayudarlo a alcanzarlo que Cleveland, el club que ha producido a dos de los últimos cuatro ganadores del Cy Young de la Liga Americana (Bieber y Corey Kluber) y donde creció Bauer.

Triston McKenzie propina cuatro ponches

Jesús Luzardo -- LZ Atléticos

Número clave: 45.7% de swings fallados ante su curva; 44.1% de swings fallados ante su cambio en el 2020

El peruano-venezolano tuvo resultados mixtos en su temporada de novato, pero un par de malas salidas viniendo desde el bullpen de alguna manera nublaron lo que fue una sólida labor como abridor. En nueve aperturas, el zurdo dejó 3.83 de EFE con 52 ponches y 11 boletos en 49.1 innings. Su tasa de 20 K-BB% fue la 27ma mejor entre los abridores de las Grandes Ligas (mínimo 40 innings lanzados), mientras que su SIERA de 3.73 fue la 25ta mejor.

A los bateadores les costó hacer contacto contras los envíos secundarios de Luzardo, con una tasa de swings fallidos de más de 44% tanto ante su curva como contra su cambio. Su recta de cuatro costuras, mientras tanto, tiene el potencial para ser un envío élite. La velocidad de su bola rápida se ubicó en el percentil 84 la temporada pasada, mientras que la tasa de rotación de ese mismo envío estuvo en el percentil 80. Con Luzardo también planeando utilizar una curva más lenta, enfrentar al joven de 23 años no será tarea fácil en el 2021.

Apertura de 3 ponchados de Jesús Luzardo

Dylan Cease -- LD, Medias Blancas

Número clave: +8.4 pulgadas de caída promedio para su curva, +5.8 pulgadas de caída promedio para su slider en el 2020

Considerando que tiene que lanzar mejor que dos de los favoritos para llevarse el Cy Young (Lucas Giolito y Lance Lynn) y uno que lo ganó hace varios años (Dallas Keuchel) dentro su propia rotación, Cease sería realmente una sorpresa. Pero el diestro de 25 años tiene un arsenal que no es segundo de nadie. Su recta promedia 97.5 mph con una tremenda rotación. Su curva y su slider caen muchísimo y también rompen más que el promedio horizontalmente. Y a los bateadores les suele costar diferencias entre su bola rápida y sus envíos rompientes.

Ahora, Cease solo tiene que aprender a lanzar strikes y a dominar la zona. Cosa que no es fácil. Pero ha estado trabajando con el nuevo coach de pitcheo de los Medias Blancas, Ethan Katz, quien ayudó a convertir a Giolito en el as que es ahora, y hasta ahora ha lucido temible en el Spring Training. Así que tiene el potencial para tener un gran 2021.

Zach Plesac -- LD, Indios

Número clave: Los rivales batearon .069 ante su slider en el 2020

Para empezar, el hecho de dos de los elegidos aquí en la L.A. pertenecen a los Indios no debería pasar por debajo de la mesa. La organización ha sido una máquina de producir lanzadores ya por varios años. En el 2021, pensar en lo que podría hacer la slider de Plesac una temporada completa hacía complicado dejarlo pasar aquí. El único otro pitcher con un pitcheo al que los rivales le batearon menos en el 2020 fue Devin Williams, que gracias a su espectacular cambio se llevó el Novato del Año de la L.N.

En el 2020, tuvo 2.28 de EFE y 3.43 de EFE esperada, y aunque todavía hay cierta diferencia allí, el tipo de contacto que hicieron los rivales en su contra no sugieren que quizás debió irle peor la temporada pasada. Además, mejoró muchísimo su tasa de ponches, de 18.5% a 27.7%, y todo indica que el cielo es el límite con este staff de lanzadores de los Indios… una vez más.

Zach Plesac poncha 4 en apertura

Yusei Kikuchi – LZ, Marineros
Número clave: Efectividad esperada de 3.37 en el 2020

A primera vista, la transición de Kikuchi de la Liga Profesional de Japón a las Mayores parece haber sido complicada. El zurdo dejó efectividad de 5.46 en el 2019 como novato a sus 28 años y luego tuvo un promedio de carreras limpias de 5.17 en nueve aperturas en la campaña acortada del 2020. Pero en detalle, Kikuchi demostró una mejoría importante en su segundo año, aunque haya sido una muestra pequeña. Tuvo un incremento importante de velocidad (2.5 mph) y de movimiento vertical con su recta de cuatros costuras, duplicando su tasa de swings fallidos, añadiendo un cutter a su repertorio.

Kikuchi lució como un lanzador completamente diferente – uno con cuatro lanzamientos efectivos capaces de limitar tanto la calidad como la cantidad del contacto (71er percentil en swings en blanco y 86to en barriles permitidos). Como señalo Mike Petriello de MLB.com, fue parte de un impresionante grupo de ocho lanzadores (mínimo de 40 innings) que tuvieron al menos 50% de tasa de roletazos y 24% de ponches. El FIP (3.30) y el xERA de Kikuchi sugieren que fue un lanzador que mereció tener una efectividad mucho menor. Si puede mejorar su comando, existe la oportunidad de que se convierta en un lanzador de primera línea este año.
-- Andrew Simon

Sólida actuación de Kikuchi

LIGA NACIONAL

Pablo López -- LD, Marlins

Número clave: Efectividad esperada de 3.16 en el 2020

En ese grupo de ocho lanzadores mencionados arriba que tuvieron una tasa de al menos 50% de roletazos y 24% de ponches, el venezolano es otro de los miembros, junto a Kikuchi, Clayton Kershaw, Hyun Jin Ryu, el dominicano Luis Castillo y Sonny Gray. El diestro siempre ha generado contacto débil y muchos roletazos, incrementando su porcentaje de ponches de 18.6% a 24.6% en sus primeras tres temporadas en las Mayores. López tuvo una efectividad de 3.61 en 11 aperturas en el 2020, pero si reemplazas una desastrosa salida ante Atlanta (9 de septiembre) por su apertura en la postemporada ante el mismo equipo de los Bravos, su efectividad decae a 2.67.

En el 2020, la adición del cutter le otorgó a López un repertorio de cuatro lanzamientos efectivos, junto a una recta de cuatro costuras, un sinker y un cambio letal que ha utilizado cada vez más (30% el año pasado). Si tiene éxito en el desarrollo de un sólido rompimiento, el venezolano podría afianzarse como un verdadero as.

López receta tres ponches

Ian Anderson – LD, Bravos

Número clave: Efectividad esperada de 2.46 en el 2020

En el 2020, Anderson dio un adelanto de lo que puede llegar a hacer, cuando tuvo seis aperturas en la temporada regular y cuatro en la postemporada. Es parte de una talentosa rotación de Atlanta que cuenta con el candidato al Cy Young del 2020 Max Fried, el candidato del 2019 Mike Soroka, la nueva adición Charlie Morton y otros. En otras palabras, Anderson tendrá mucho por demostrar si quiere ser el mejor lanzador de su equipo, y no hablar de la Liga Nacional – pero está en el abanico de posibilidades.

Anderson tuvo una efectividad esperada de 2.46 el año pasado. Sólo seis lanzadores que enfrentaron al menos a 100 rivales tuvieron una xERA menor que eso. Claro, no fue mejor que su promedio de carreras limpias real de 1.95, pero el número esperado se basa en la calidad del contacto y nos otorga un vistazo de lo que ocurre cuando le batean a Anderson. Si puede mantener ese tipo de contacto en contra a lo largo de la temporada, podrá tener un año importante. Además, el mexicano Fernando Valenzuela sigue siendo el único monticular en ganar el Novato del Año y el Cy Young en una misma temporada y sería divertido ver a alguien ingresar a ese club en el 2021, ya sea Anderson u otro novato.

Anderson poncha a nueve

Kevin Gausman, LD, Gigantes

Número clave: 49% de swings fallidos y promedio en contra de .097 ante su splitter

El resurgir de Gausman en San Francisco del año pasado (efectividad de 3.60 y 11.9 K/9) puede llamar la atención. Pero también hay motivos para pensar que el serpentinero de 30 años pueda estar en un nivel estelar en el 2021. Primero, Gausman ganó más de una milla de velocidad entre el 2019 y 2020, con su recta de cuatro costuras saltando de 93.9 a 95.1 -- y llegó a la primavera alcanzando la parte alta de las 90 mph, haciendo que su compañero Evan Longoria dijera: “No me molestaría si no tengo que enfrentar pitcheos de 97 mph por el resto de la primavera”. El splitter de Gausman es uno de los mejores del deporte. Tiene movimiento horizontal y vertical y lo mezcla muy bien con la recta. Esa es la razón por la que sus rivales hicieron swing fallido en casi la mitad de las veces en el 2020, con un promedio de .097 ante ese pitcheo.

Kevin Gausman poncha a 3 bateadores

Sixto Sánchez -- LD, Marlins

Número clave: Efectividad esperada de 3.02 en el 2020

Discretamente, Miami ha construido una rotación que podría estar entre las mejores y el dominicano tiene el techo más alto entre los lanzadores del club. La velocidad de Sánchez es lo primero que sobresale, pero realmente el cambio fue su mejor pitcheo en el 2020, y por una buena razón. El diestro limitó a los bateadores derechos a un promedio de bateo de .148, con 18 ponches y ningún extrabase en los 54 turnos que terminaron con ese pitcheo.

Para alguien con ese repertorio, Sánchez tuvo una sorpresivamente baja tasa de ponches de 20.9% en el 2020, pero lo compensó limitando el contacto fuerte. Sólo el 9.8% de las conexiones que le dieron salieron con una velocidad de 95 mph o mayor y desde el punto ideal (un ángulo de salida entre 8-32 grados); el segundo porcentaje más bajo de MLB (mínimo 100 batazos recibidos), sólo por detrás de Max Fried. Incluso así no incremente la cantidad de swings fallidos de sus rivales en el 2021, el dominicano podría afianzarse como un candidato sólido para el Cy Young.

Sánchez debuta en la Primavera

Julio César Urías -- LZ, Dodgers

Número clave: 28.6 % de porcentaje de batazos fuertes en el 2020

Seguro, hay muchos argumentos en contra del mexicano. Tal vez haya tres mejores candidatos al Cy Young sólo en la rotación de los Dodgers, con Clayton Kershaw, Walker Buehler y Trevor Bauer, eso sin mencionar que Urías aún no tiene garantizado un puesto en la rotación. Apartando esos aspectos menores, Urías demostró de lo que es capaz en la postemporada del 2020. El monticular de 24 años dejó efectividad de 1.17 en 23 innings en los playoffs, amarrando a los oponentes a un promedio de .138. Cuatro de sus seis presentaciones de postemporada fueron desde el bullpen, aunque todas duraron al menos tres entradas, con la excepción de cuanto sacó los últimos siete outs (cuatro ponches) para asegurar el título de los Dodgers.

Aunque los números de Urías con respecto a los ponches bajaron el año pasado (20.1% en el 2020 de 26.1% en el 2019), se especializó en limitar el contacto fuerte. Sólo tres lanzadores – Max Fried, Kenta Maeda y Ryan Yarbrough – permitieron un porcentaje de batazos de fuerza mejor que el de Urías de 28.6%. Los oponentes tuvieron poca fortuna ante la recta (promedio de .193) y curva (.162) del mexicano; una receta para el éxito, teniendo en cuenta que lanza esos dos pitcheos en el 80% de las veces. Necesitará asegurar ese puesto en la rotación y superar de alguna manera al trío mencionado en Los Ángeles, pero Urías demostró en octubre que no se achica ante ningún reto.

Apertura de 3 ponchados de Julio Urías